Piedras Cucas | SALMÓN MARINADO AL ENELDO
19122
post-template-default,single,single-post,postid-19122,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1,vc_responsive

SALMÓN MARINADO AL ENELDO

SALMÓN MARINADO AL ENELDO

Con ingredientes fáciles de conseguir y siguiendo los pasos conseguimos este auténtico lujo para ocasiones especiales.

INGREDIENTES: una pieza de salmón, eneldo, la mitad del peso del salmón en azúcar y la otra mitad en sal. Por ejemplo, si utilizamos una pieza de salmón de 1 kg. vamos a necesitar 1/2 kg. de azúcar y otro 1/2 kg. de sal.

 

MANOS  A LA OBRA:

1.- En primer lugar debemos quitar las escamas y espinas al salmón. Esta operación la puede realizar nuestro pescadero.

2.- Por seguridad, debemos tener el salmón congelado por un período mínimo de 48 horas.

3.- Una vez realizados estos pasos vamos a proceder a la elaboración propiamente dicha. Para ello

4.- En un bol, mezclamos bien la sal y el azúcar en las proporciones indicadas en los ingredientes.

5.- En un recipiente acorde con el tamaño de la pieza de salmón cubrimos el fondo con la mezcla de sal y azúcar y sobre esta mezcla colocamos el salmón con la piel hacia abajo, en contacto con la misma.

6.- Ahora ponemos eneldo sobre el salmón, formando una delgada capa sobre el mismo.

7.- Añadimos el resto de la mezcla de sal y azúcar sobre el salmón cubriéndolo en su totalidad y procurando que los bordes laterales queden también cubiertos. Para esto es importante que el recipiente que utilicemos esté proporcionado con la pieza de salmón.

8.- Por último cubrimos con papel aluminio y ponemos algo de peso encima del salmón.

9.- Lo introducimos en la nevera y lo tenemos allí por un espacio entre 25-48 horas. Solamente la propia experiencia nos hará saber el tiempo que debemos dejarlo. Va a depender del grosor del salmón, del peso que le pongamos encima y  por supuesto del gusto de cada uno.

10.- Pasado este tiempo, pasamos la pieza de salmón por debajo del grifo con agua corriente para quitarle todos los restos de sal y de azúcar pero conservando en la medida de lo posible la capa de eneldo.

11.- Ya tenemos nuestro salmón marinado. Podemos consumirlo en finas lonchas o en taquitos, solo o acompañando en cualquier tipo de revuelto, etc. etc.

 

 

¡¡ QUE APROVECHE !!